El feminismo debe ser bien entendido

Cuando realizaba mis cursos de doctorado, previos a mi tesis sobre arte y género, centré toda mi atención en la historia y evolución del feminismo. Era necesario para poder entender las corrientes artísticas femeninas y contemporáneas, herederas de aquellas tres olas perfectamente clasificadas históricamente, en las que grandes mujeres lucharon para que, actualmente, estemos donde estamos: en la cresta de la tercera ola (los analistas la fechan en 1990, pero la evolución en los últimos 25 años está siendo demasiado rápida).

¿Será nuestra generación la que capitanee la cuarta ola de la historia del feminismo?

Pues bien, desconozco si va a ser así o si la lo está siendo. Es posible que la latente violencia de género y los abusos sexistas de poder estén abriendo el camino hacia una nueva ola pero, tras pasar tres años de mi vida encerrada en una biblioteca intentando entender la historia del feminismo, tengo algunas dudas aunque creo en la perseverancia de las mujeres de mi generación.

No quiero ni pretendo hacer un repaso de los nombres célebres que han protagonizado la lucha por la igualdad de género, pero a mi mente vienen algunos como Christine de Pizan, Mary Wollstonecraft ,Hubertine Auclert o Simone de Beauvoir.

Sólo quiero transmitir su esfuerzo y la capacidad de miles de mujeres que apoyaban sus tesis, que luchaban unidas por lograr lo que parecía imposible.

Europa y EEUU no han llevado caminos paralelos pero sí sus representantes feministas han luchado fervientemente por la igualdad, algo que en otros países del mundo es inconcebible, incluso en la actualidad.

Mi pregunta a debate es hoy la siguiente:

¿Entienden las nuevas generaciones el feminismo? ¿Son conscientes de lo duro que ha sido llegar hasta aquí?

Llevo años viendo la injusticia que sufren algunas mujeres por parte de otras mujeres, desde niñas, y eso parece no incluirse en el término feminismo. Personalmente siempre he tenido muchas más decepciones por parte de mujeres que de hombres y eso era algo que no lograba entender. Me considero una feminista moderada, por el simple hecho de ser heredera de la lucha que protagonizaron grandes mujeres que he citado anteriormente. Lo hemos tenido realmente fácil y no debemos dar ni un paso atrás para que sus logros sean indestructibles pero, por supuesto, no demonicemos la figura masculina porque ni todos los hombres son violentos ni todos los hombres pretenden someternos.

Por mucho que mañana muchas mujeres hagan huelga, por mucho que gritemos contra la violencia de género, por muchos alzamientos de voz por la desigualdad salarial… seguiremos insultando a aquella que no soportamos con un “puta”, o la juzgaremos por ser “fea” o “guapa” o “gorda” o “alta o baja”.

¿Es la inseguridad femenina una consecuencia de siglos de patriarcado?

Cada día me pregunto por qué hay mujeres maravillosas a mi lado y por qué hay mujeres tan decepcionantes. Algo para lo que no hallo respuesta.

Deseo formar parte de una nueva ola feminista que castigue, de la misma manera, los comportamientos de sometimiento masculino y los de sometimiento femenino, que también los hay.

Dejemos de ser hipócritas y empecemos por estar UNIDAS, apoyando la meritocracia de nuestro género. Dejemos de juzgar a otras mujeres por haber conseguido el éxito. Deberíamos estar orgullosas de ellas y no lapidar sus logros.

Trabajo en un sector en el que la imagen prima por encima de cualquier otra cosa y, lamentablemente, veo comportamientos impropios cada día. El feminismo debería consistir también en qué cada una haga lo que le venga en gana siempre y cuando respete a los demás, así que dejemos de juzgar.

Unión, apoyo y comprensión hacia nuestro género, estas son las premisas que conseguirán que un día ya no exista la lucha, porque juntas somos más fuertes y lo habremos conseguido.

1 Comment

  • March 8, 2018

    idariane

    Thanks so much! 🙂

You must be logged in to post a comment